miércoles, 4 de septiembre de 2013

Lo demás no

No hay que olvidar que lo que puede matarte puede llegar a sustentar tu vida. Sin olvidar la traición, la niebla, las putas que brindan magia a los solitarios, los amantes que terminan suicidándose por acabar odiandose, por abrir los ojos, por no saber que la peor cosa es parecer ser. Nunca fui gran cosa, pero ahora ya no frecuento los tugurios en los que encendéis cigarrillos mientras yo ya bebo otras copas. Aún es una hermosa pelea la que vivo contra la sombra de la gran promesa que fui. Rodeado de cuerpos con cerebro y, en algunos casos, incluso almas, de mujeres que gritan, de hombres que beben demasiado, de personas que se buscan en el camino, de cama en cama, carne que busca más carne, de nunca encontrarse. Los hospitales se llenan, los tanatorios se llenan, los cementerios se llenan, lo demás no.

1 comentario: