miércoles, 24 de julio de 2013

Continental Kinda Dog

Te fuiste y se llenó de lagrimas mi corazón. Ahora, ni una décima de segundo podré olvidar esa décima de segundo en la que olvidé todo lo que tú eras. ¿En qué lugar, en dónde, a qué deshoras me volverás a ladrar? Es urgente, porque siento que la eternidad se me acaba.