sábado, 13 de abril de 2013

Parece mentira

Párpados cromados, líneas corridas, restos de coca en el lavabo, golpes de cadera capaces de arruinar vidas. A la hora en la que la verdad es más difícil de creer, en la que los últimos románticos se acaban acostando con cualquiera. Me basta con sentirme vivo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario