martes, 12 de noviembre de 2013

Vísperas

Siempre en vísperas de otro día. Pero no de un gran día o de “El Día”. Simplemente otro día. Llevo días sin escribir, intento exclusivamente no beberme todo lo que cae en mis manos. Pero tranquilos, no soy alcohólico, simplemente soy dipsomano.

miércoles, 4 de septiembre de 2013

Lo demás no

No hay que olvidar que lo que puede matarte puede llegar a sustentar tu vida. Sin olvidar la traición, la niebla, las putas que brindan magia a los solitarios, los amantes que terminan suicidándose por acabar odiandose, por abrir los ojos, por no saber que la peor cosa es parecer ser. Nunca fui gran cosa, pero ahora ya no frecuento los tugurios en los que encendéis cigarrillos mientras yo ya bebo otras copas. Aún es una hermosa pelea la que vivo contra la sombra de la gran promesa que fui. Rodeado de cuerpos con cerebro y, en algunos casos, incluso almas, de mujeres que gritan, de hombres que beben demasiado, de personas que se buscan en el camino, de cama en cama, carne que busca más carne, de nunca encontrarse. Los hospitales se llenan, los tanatorios se llenan, los cementerios se llenan, lo demás no.

viernes, 30 de agosto de 2013

Cuando todo se siente como en un película

No quiero que el mundo me vea. No creo que jamás pudieran entenderme. Todo lo que puedo saborear en este momento es a tí. Todo lo que puedo respirar es tu vida. Dejaría todo por tocarte,porque todo tarde o temprano se acaba. Todo está hecho para que se rompa. Simplemente no quiero echarte de menos esta noche. Y aunque estás más cerca del cielo de lo que jamás yo estaré, de algún modo siempre nos sentimos. Preparado para combatir las lágrimas que vendrán. Mentiras que transformaré en verdades. Sólo quiero que sepas quien soy yo. Lo volví a hacer, salí a emborracharme. Y en este momento no quiero irme a casa. Con el frío de las 6 de la mañana. Sangraré para sentirme vivo. Me lamentaré de no despertarme a tu lado.

miércoles, 24 de julio de 2013

Continental Kinda Dog

Te fuiste y se llenó de lagrimas mi corazón. Ahora, ni una décima de segundo podré olvidar esa décima de segundo en la que olvidé todo lo que tú eras. ¿En qué lugar, en dónde, a qué deshoras me volverás a ladrar? Es urgente, porque siento que la eternidad se me acaba.

viernes, 21 de junio de 2013

Nuevas estaciones

Ventanas abiertas, amores terminados, adrenalina sin quemar, teléfonos mudos, quema de cartas, recuerdos llenos de reproches, miradas que ya no se inyectan en vena, imágenes que se desvanecen, lenguas envenenadas, sangre infectada en cada palabra, y de nuevo los caminos que se cruzan en el bar, iris dilatados, y de nuevo, a esperar otro enigma, a morir en otra risa.

jueves, 13 de junio de 2013

Tú que me conoces

Cuando leas esto, tú que me conoces, sabrás que en ciertos aspectos he empeorado de vida. Quizá siga bebiendo demasiado, pero ojalá pudiera invitarte a un trago mientras oímos a la lluvia acumularse en el tejado. Y es que...qué le vamos a hacer, la vida ha ido pasando tímidamente por tu cuerpo y el mío. La noche me sigue atrapando, y me sigo abandonando a esos pensamientos. Mientras pasan lentos los coches, oigo los latidos lejanos de tu corazón, me asusto con las sombras de tanta intimidad, escribo mi vida en un blog que no lee nadie, escribo mi amor en tu espalda desnuda entre las sabanas, y al acabar uno sigue acostumbrado a como está. Noches de lluvia, carne débil, vidas cruzadas, arañazos en la espalda, cicatrices de días duros, vidas que resultan demasiado, soledades temibles, miedo a besarte al azar. Vidas que se resumen en pocas hojas, versos con sílabas contadas, ansioso de esas ilusiones que acaban de llegar.

sábado, 8 de junio de 2013

Persiguiendo un misterio

Busco miradas transparentes, el inicio de una tormenta, una nube azul, el otoño en tí, la primavera en tus labios, gaviotas que vuelan a otros nidos, un hechizo. Hasta entonces estaré en el bar, acompañado de un mal vino, pasando la vida pintando en el cielo, persiguiendo un misterio, un aliento, un corazón que convierta cada semáforo en rojo en el mejor lugar de derroche. (Dedicado a A.Y.V.)

viernes, 26 de abril de 2013

Cuando te vuelva el corazón a su sitio

Igual le vale a otros, pero a mi ya no me sirve para nada. Ya nada de lo tuyo va conmigo. Tú igues insistiendo que no tiene nada que ver conmigo. Algunos se protegen demasiado, algunos no quieren darse cuenta. Esta despedida me la agradecerás.

sábado, 13 de abril de 2013

Parece mentira

Párpados cromados, líneas corridas, restos de coca en el lavabo, golpes de cadera capaces de arruinar vidas. A la hora en la que la verdad es más difícil de creer, en la que los últimos románticos se acaban acostando con cualquiera. Me basta con sentirme vivo.

lunes, 25 de marzo de 2013

¿?

Y mientras trato de encontrar en qué lugar de tí me perdí, me pregunto si sabiendo que iba a doler... hubiera amado?

lunes, 25 de febrero de 2013

Machine gun

Estamos sufriendo cambios de tiempo constantes, y mi ánimo acompaña al tiempo. Con estos días fríos no puedo evitar echar la vista atrás y venirme abajo como una hoja de un árbol corriente en un vulgar otoño. Quizá simplemente sea así de nacimiento y las cosas me afecten más allá de lo que quisiera, al igual que no veo de lejos. Pero lo que más me entristece es el pésimo estado de justicia en el que vivimos, y no me refiero con ello a personas de gran escala y status, sino a la gente que día tras día me rodea y que están totalmente dedicados a joderle la vida de los demás simplemente porque son morenos, altos o bajos, o que se yo. Lamentablemente esa gente no son como hojas de árboles en otoño y para mi pesar y sorpresa duermen bien por las noches, y lo peor la gente cobarde que a su alrededor no se atreve a luchar en primera línea de batalla simplemente por el latir de su corazón, sus ideales o por un ideal de justicia. Me parece lógico asustarse, esconderse, renunciar...pero llega un punto en que te conviertes en cómplice. A veces se entienden las noticias tales como: "Inexplicablemente un joven de 31 años se lía a tiros en su trabajo y se carga a 15 personas. Imagino que de mí también dirían las vecinas: "no nos lo explicamos, nos ayudaba a subir la compra, siempre saludaba, era muy educado, nunca se metía en líos..." Sí señora pero eligieron un mal día tras otro para tocarme los cojones.