sábado, 22 de diciembre de 2012

Me emborrache por tí y...fin.

Sin paisajes de amargura. Sin golpes de ciego. Días que ni traen ni se llevan nada. Andando por otras tierras llevando nuevas luces y esperanzas. Dejando atrás noches silenciosas y sigilosas como gatos, ramas de árboles envueltas por fundas de hielo, corazones congelados que sonríen a duras penas al hablar, toneladas de tristeza por cada gramo de alegría.

No hay comentarios:

Publicar un comentario