sábado, 22 de diciembre de 2012

Palabras nuevas para la misma historia

Fuego en el cajón en ese breve instante en el que parecían felices. Fugaz como el destello de tus ojos vidriosos. Mientras intento cerrar todas las salidas de tu posible huida. La esquina de tu boca me besa como cristales rotos. Mientras, repiten tus mismas lagrimas, por volver a hablar lo que ya esta dicho.

Me emborrache por tí y...fin.

Sin paisajes de amargura. Sin golpes de ciego. Días que ni traen ni se llevan nada. Andando por otras tierras llevando nuevas luces y esperanzas. Dejando atrás noches silenciosas y sigilosas como gatos, ramas de árboles envueltas por fundas de hielo, corazones congelados que sonríen a duras penas al hablar, toneladas de tristeza por cada gramo de alegría.

miércoles, 19 de diciembre de 2012

Sin aliento

Y aunque noto como me voy volviendo más confuso, sé que sigo existiendo porque tú me sueñas. Es duro vivir cada día mientras muchos instantes nos hacen morir por dentro. Es duro seguir bombeando sangre unas 60 veces por minuto cuando me quedo sin pulso cada vez que te separas de mí. Es duro seguir moviendo cada músculo cuando cada vez que me besas, me quedo sin aliento.

sábado, 15 de diciembre de 2012

Desperfectos

He perdido todo lo que tengo. He olvidado los mejores momentos. Pero lo llevo dentro. Corazones de cemento. Barcos de vapor en el puerto. Los buenos tiempos. Deslumbrado por tu reflejo. En la estación de inverno. Y si un día cambio todo. Todo por tu olor. Todo por lo que tu me puedes dar. Para dejar de hurgar en el cajón de los sueños. Para arreglar los desperfectos.

Pasando las horas muertas

Regreso a mi manera de vivir. Sin amordazar mi corazón. Como siempre aprendí. Las páginas de los libros que me perdí. En cada clase. En cada rincón de tu corazón. Consciente de que el amor es hacerse daño. Resistiré, regresaré cada día. Hasta que por fin todo encaje.