sábado, 22 de septiembre de 2012

Sólamente a veces

A veces me llamas por mi nombre. Me llamas para quejarte de esto o aquello (como si yo fuera responsable de que llueva o haga frío). O para preguntarme dónde has dejado esto o aquello. ¿Pero qué me das tú realmente a mí que no necesito más que estés a mi lado?. Lo extraño es que tal vez me ames a tu modo. Lo curioso es que tal vez te ame al mío. Inmóviles ante la vida. Paralizados ante la muerte.

1 comentario:

  1. Excusas para no decir lo que realmente se siente... M

    ResponderEliminar