miércoles, 5 de octubre de 2011

Montones de nada

Viviendo unos días en la calle
te das cuenta de que todo, absolutamente todo
tiene dueño. Hay cerrojos y candados en todo
Esa es nuestra democracia,
intentas mantener lo que tienes y si puedes, añadir algo
y así nos olvidamos de los nuestros
y de los demás
Cuando vives unos días en la calle
es en las noches de frío y viento que te roza
la cara como si de cuchillos se tratara
cuando entiendes el acompañamiento de un brick de tinto
Cuando vives unos días en la calle
vienen a la cabeza muchas reflexiones sobre la muerte
En realidad no es la muerte lo que más preocupa
sino el quién se quedará con este montón de nada.

1 comentario:

  1. Peor es cuando tenemos un montón de cosas que no nos sirve de nada... y cuanto más tenemos más queremos de cosas que no necesitamos y no nos hacen mejores personas... sino más egoístas. M

    ResponderEliminar