domingo, 17 de julio de 2011

A lo largo de los años

Ya hace unos cuantos años
entre música alta, alcohol, sudor
y con un carnet falso en el bolsillo roto de mi pantalón
aprendí que los besos no son contratos ni promesas indefinidas
más allá del aquí y ahora.
Aprendí que hasta la persona que más me quiere
me puede producir un dolor terrible sin quererlo
y que encima tienes hasta una especie de necesidad de perdonarlas
Aprendí lo fácil que es tirar por tierra en segundos
lo que te costó años levantar
Aprendí que hasta uno llega a hacer cosas que
siempre ha criticado
Aprendí que mis mejores amigos son aquellos
que aunque no he visto y hablado durante meses
dejaron todo en el momento en que los necesité
Aprendí que hasta en lo que veo completamente claro
y por más que me cueste exite un otro lado
que soy incapaz de ver en cada acto
Aprendí que ninguno de mis sueños y problemas de pequeño
eran insignificantes
porque aún mantengo esos sueños y me agobio más
por problemas más pequeños
Aprendí que soy un ser egoísta incapaz de pensar que hay distintas maneras
de querer pero a mí me gusta que me quieran como quiero
aunque nunca pido que me den más de lo que doy
Aprendí que a veces me siento juez de las situaciones
y a veces se vuelve en mi contra con mayor severidad
Aprendí que todavía mantengo esa tristeza de cuando era un niño
que me provocaba no entender el mundo en el que vivimos

1 comentario:

  1. A mi siempre me ha llamado la atención como cuando alguien que en un momento se convierte en tu pareja y es en quien más confias, al que buscas cuando tienes un problema o al primero que llamas por cualquier noticia buena o mala de repente, al romper, se convierte en un completo desconocido... de la noche a la mañana... M

    ResponderEliminar