domingo, 3 de abril de 2011

Asientos vacíos, vidas sin sentido

Todos los rosales son iguales
con sus espinas
hacen que sangren tus dedos
nunca fui un gran jardinero
y siempre que el tren pasa
estoy buscando el verano fuera de casa
pero nadie se da cuenta que mi asiento se queda vacío
lo veo mientras vuelvo a casa
sangrando los dedos y con las manos llenas de rosas
lo que no sé es porque aún no tengo
ni un florero ni un jarrón con agua en casa.

1 comentario:

  1. Espero que no todas las rosas sean iguales y que existen pequeñas diferencias entre ellas... ¿crees de verdad que no eres buen jardinero? porque creo que esta vez te equivocas...
    M

    ResponderEliminar