miércoles, 30 de marzo de 2011

Perdonen por la tristeza que me invade

Como escuecen las heridas del alma
condenado a un futuro más que ingrato
cansado de contar estrellas
y ver como te vistes en el reflejo de la luna.
Mi corazón no es más que un enorme siete
mi cabeza un mar de dudas
y mis canciones nunca llegaron a ser comerciales
pero todo es indiferente cuando tengo tu amor en vena
dime tú que ves cuando miro tus pupilas
yo no veo trás la armadura bajo la que te ocultas
no soy más que una gota de lluvia
que me dejo la vida golpeándome contra el cristal de tu ventana

1 comentario:

  1. Y escuecen más las que nos infligimos a nosotros mismos... cuando el futuro lo vemos ingrato por nuestra culpa...

    Eres un romantico... un pesimita romantico...
    M

    ResponderEliminar