miércoles, 9 de marzo de 2011

Perdí mis huellas

Ponme otro tercio, sabía las consecuencias
problemas en casa, bronca de mi padre
"tienes a tu madre de los nervios"
"ponte a currar, centrate, ordena tus ideas"
entre tanto me deslumbraba cualquier reflejo
de la luz de tu piel
años después todo se apagó, me devoró una ración de miedo
mientras miro al techo, ella estará dormida
sin control alguno, sin saber que hacer
o quizá sin valor para ello
pero deseando que mi corazón vuelva a temblar
como un niño cuando sale del agua.

3 comentarios:

  1. ufffffffffff!!!que recuerdos lo de ponte a trabajar o haz algo con tu vida...muy bueno

    ResponderEliminar
  2. Que mala es la desilusión... y peor aún la añoranza de algo que fue y que esperamos que pueda volver a ser... Nos volvemos locos intentando recuperar aquello que un día fuimos sin darnos cuenta que el mundo cambia y nosotros también...

    Besicos!

    ResponderEliminar
  3. espero ese temblor,a ese niño, a ese agua...
    mientras, soñare con reflejos de luz en tu piel,
    aunque sean los del miedo los que nublan

    ResponderEliminar