viernes, 4 de febrero de 2011

Bailando entre las ruinas de una tragedia llamada vida

Llegando al borde del precipio de uno mismo
es más sencillo encontrar esa canción
esas palabras que se repiten en tu cabeza
recordándote lo que no deben.
Desenmascaro los pocos momentos bellos
que se esconden en toda una absurda tragedia
mientras abril tiñe todos mis paisajes
Por no descubrirme a mí mismo
por no abrir los ojos a la realidad
(nadie quiere ver que se han roto sus alas)
A veces, simplemente, la ciudad parece un mundo
aún así te recuerdo que fuiste tú
quien habló diciendo mucho más
de lo que podíamos escuchar,
no me saques la lengua
úsala para enseñarme a besar.

3 comentarios:

  1. Uhmmmmm me gusta esa proposición final!


    un besito

    ResponderEliminar
  2. Cuantisimas veces hablamos cuando debemos callar o aconsejamos cuando tan solo debemos escuchar... Aunque a veces, por hablar de más y sin darnos cuentas, decimos lo que de verdad sentimos y no debemos callar.

    ¿Y cuando hacemos lo que debemos hacer? pues a mi me esta costando pero prometo empezar pronto y contarte los resultados ;-D (y patentar y hacernos ricos)

    Besicos!

    Nerea

    ResponderEliminar
  3. Siiiii!!!a mi tb m gusta ese final...Sisifo agarrate a las piedras aunq no sean reales...q cada uno viva en el mundo q le plazca!!!

    Saluditos de la chica hecha d besos.

    ResponderEliminar