sábado, 26 de febrero de 2011

Espíritus que no saben donde ir

Sin saber donde ir
sigo perdido en esta ciudad
y no encuentro esas palabras que dicen
lo que quieres escuchar
y entre tanto, mi vida se sigue llenando
de canciones tristes
de multas en el buzón
y de bandidos escondidos detrás de cada esquina
Doctorado en no saberlo llevar
sigo necesitando de tu madrugada
así que por favor, no me despistes más
perdiéndote cada vez que nos encontramos

lunes, 14 de febrero de 2011

Cuentas sin saldar

El mañana ya es hoy
intento reconocer lo que veo cuando me miro
a pesar de ello me despierto cada mañana
a las 4 de la tarde
continúo por la vida sin chaleco antibalas
pasándome de todo
sin pasar por el aro
descorchando una botella cada noche
por las maletas que giran perdidas en los aeropuertos
cargadas de ropa e liusiones
y naufragando en cada visión
del pozo de los ojos de ese extraño
que aparece reflejado en el espejo

viernes, 4 de febrero de 2011

Bailando entre las ruinas de una tragedia llamada vida

Llegando al borde del precipio de uno mismo
es más sencillo encontrar esa canción
esas palabras que se repiten en tu cabeza
recordándote lo que no deben.
Desenmascaro los pocos momentos bellos
que se esconden en toda una absurda tragedia
mientras abril tiñe todos mis paisajes
Por no descubrirme a mí mismo
por no abrir los ojos a la realidad
(nadie quiere ver que se han roto sus alas)
A veces, simplemente, la ciudad parece un mundo
aún así te recuerdo que fuiste tú
quien habló diciendo mucho más
de lo que podíamos escuchar,
no me saques la lengua
úsala para enseñarme a besar.