viernes, 19 de noviembre de 2010

Nunca hay demasiado que perder

En un rincón del año
un atardecer cualquiera
cuando ya todo nada de sí
volveremos a encontrarnos
y, de nuevo, me quedaré enredado con los hilos de tus labios
para tí el tiempo lo habrá deformado todo
como tu amor a mi corazón
que escondido en el bolsillo de mi pantalón
late con horario de oficina
El final de ese encuentro sonará como un disparo
y me recordará que sólo soy un espectador de tu vida
como el que pasa a solas la resaca tras una borrachera
quedaré naufrago en la acera de esta ciudad
escribiendo en cada esquina
sé que existes pero no sé exactamente
cuando te perdí

3 comentarios:

  1. Bueno si sigues escribiendo en las esquinas quiza un dia t lea y t encuentre...

    Saluditos de la chica en los muros.

    ResponderEliminar
  2. Pero esos momentos seran solamente tuyos y te servirán para escribir como lo haces ahora (que cada vez lo haces mejor). Bueno me voy a estudiar que tengo un tutor que sino me suspende ;-P

    ResponderEliminar
  3. Sisifo no me has perdido estoy aquí, ahora tardo en aparecer pero siempre estoy.

    besos

    ResponderEliminar