jueves, 15 de julio de 2010

En un rincón se diluye mi corazón

El concierto terminó hará unas cuatro horas
los de la banda se fueron hace dos
mis amigos hace una
yo camino por las calles de una ciudad desconocida
noche agradable, calles desiertas,todo parece en armonía
todo tranquilo, todo en orden,
hasta que de repente siento frío
hasta que de repente...
...me doy cuenta de que estoy solo.
Soy consciente de que lo he estado muchas ocasiones
soy consciente de que a media hora a pie está el resto de mi banda
soy consciente de que a una hora a pie están mis amigos en un hotel
soy consciente de que a estas horas y en mi estado
no hay nada mejor que no tener que hablar de nada con nadie
no entiendo por qué ésta sensación de angustia opresora del alma
a la vez me encantan estos momentos en los que
a nadie le importa si uno vive o no.
Veo un bar abierto y decido entrar a tomar una copa
y entre tanto pienso cuántos millones de personas tendrán
en este preciso momento la sensación de estar completamente solos
sintiéndose inútiles, miserables por no poder compartir esta noche con quien desean
porque tampoco la pudieron compartir anoche
ni la podrán compartir la noche de mañana.
Estudiantes que descubrirán que nadie quiere salir
anciandos delante de la tv de su residencia deseando que no se estropee
porque es su única salvación
ejecutivos en su habitación de hotel
preguntándose si algo tiene sentido
cuando la prostituta sale de la habitación
y es que cuando la soledad no es elegida deja de ser libertad
para converitrse en resignación
esto es fácil diferenciarlo a estas horas
arrogantes (fingen que eligen su soledad)
tristes (creen que su vida no tiene sentido)
A veces hay que llegar al límite para que no se pierda el sentido
y no convertir la soledad en un vicio
para poder seguir teniendo el camino de vuelta
hacia alguien
hacia uno mismo
y no perderlo para siempre

No hay comentarios:

Publicar un comentario