viernes, 9 de julio de 2010

Al borde del abismo

Como si de un soplido les hubieran quitado el calor
como si fuesen los responsables del invierno de sus vidas
como ahogados en una isla rodeados de agua y soledad
sin embargo, raras veces me llamabais por mi nombre
y muchas menos me preguntabais que me dolía
¿qué me disteis realmente?
¿qué me disteis y qué me podíais haber dado?
¿quién se molestó en averigüar lo que necesitaba?
y ahora inmóviles ante mi muerte
y yo inmóvil ante lo que fué mi vida
me veo rodeado de hipócritas lamentos

1 comentario:

  1. Y de amigos , seguro que a tu alrededor también hay amigos que te quieren.

    besitos

    ResponderEliminar