miércoles, 30 de junio de 2010

La peor batalla

Siempre me quedo con el frio de una frase no dicha
o de la dicha que claramente sobraba
con el posible malentendido y que, gota a gota,
va llenando el vaso de mi desesperación
no me atrevo a ser el viajero que va de aeropuerto en aeropuerto
y voy reuniendo el valor para ser ese conductor
que circula solo, de madrugada, en el carril de vuelta
al que todos los demás conductores miran como si errase en el camino elegido
el típico turista que circula entre la gente sin encajar
sólo soy un ciego buscando la salida de tus labios
buscando la salida de mí
porque no hay peor batalla
que la que se lucha contra uno mismo.

1 comentario:

  1. Eso me suena y mucho será proque lucho contra mi misma?.

    besito

    ResponderEliminar