jueves, 4 de marzo de 2010

El príncipe que no sabía sonreír

Mientras el campeón se lleva el laurel y la chica
el patetismo del perdedor siempre ha atraído a las almas más senisbles
y es que la derrota siempre presenta más aristas, muchos más matices que la victoria
(por algo el drama conmueve y la comedia entretiene)
siendo honesto conmigo, mi música, mis letras, mi blog
no existe para el 99,5% de habitantes del planeta
(tampoco me he preocupado de intentar difundirlo)
la vida es un eterno cruce de caminos donde no paras de elegir
donde el error no penaliza, más bien al contrario,
te renueva el aire de tus pulmones
pero lo que realmente te masacra es que elijan por tí
que la masa te arrastre y te fundas en ella
siempre me he sentido como aceite en un mundo de agua
ya desde jóven sentía como el alma me ardía
con el combustible de la incompresión de un mundo marciano
ya entonces elegí retornar a la trinchera persiguiendo fantasmas y doncellas
siendo como aquel príncipe que no sabía sonreír.

3 comentarios:

  1. Sisifo todavía estás a tiempo de aprender a sonreir,deja de perseguir fantasmas y doncellas y comienza a sonreir!

    un besito

    ResponderEliminar
  2. todavia te duele el alma, de eso puedes estar seguro

    ResponderEliminar