lunes, 8 de marzo de 2010

Detrás de la puerta

Sólo soy un hombre que se engaña a sí mismo,
sin arrepentimientos,
mientras entro en el otoño de mis años
intento dejar de vivir en el pasado
pero con la oscuridad tan cerca
y poniéndome, todavía, a temblar cuando te siento tan cerca
llamarte así, de repente, fué algo que no pude evitar
es demasiado tarde, lo sé,
y hasta puedo estar de acuerdo
estaba hecho para acabarse
tú y yo
pero sabes que no es eso lo que quiero oír
concédeme este último deseo:
que nunca nos demos ese último beso
para poder seguir sobreviviendo
a base de pastillas y promesas incumplidas.

5 comentarios:

  1. Porque si nos damos ese último beso, estoy seguro que te perderé para siempre...

    un saludo Sisifo, me ha gustado y como siempre no he podido evitar poner otro final a tu post, espero no te enfades.

    ResponderEliminar
  2. que gran frase "para poder seguir sobreviviendo
    a base de pastillas y promesas incumplidas" amen sisifo, amen

    ResponderEliminar
  3. Detrás de la puerta...somos tan diferentes, tan reales...sobreviviendo...

    Saludos de la chica detrás de una puerta...

    ResponderEliminar
  4. la cruda realidad del dia a dia...sombras y cenizas

    salu2

    ResponderEliminar
  5. Ayyyyy... bien he sufrido yo con esos últimos besos... ¿y qué me dices de esos de despedida sabiendo que puede ser pero por causas externas no lo será nunca?

    Dentro de poco daré uno de esos amargos besos y se me irá media vida con él pero, hasta que llegue, te juro que exprimiré el momento al máximo

    ResponderEliminar