jueves, 28 de enero de 2010

Atardeceres oxidados

Hay mañanas en las que no me atrevo a abrir el cajón de mi mesilla
por miedo a encontrar la pistola
con la que debería pegarme un tiro
no duermo por las noches
y los amaneceres se me echan encima
arrancándome pedazos de mí mismo
aún así casi siempre consigo burlarlos
bajando las persianas
las tardes no son más que las mañanas
cualquier ciudadano de a pie
y en ellas siempre me doy cuenta de lo mismo:
algo más que el día muere en cada atardecer.

3 comentarios:

  1. Dios Sisifo!!! pero a ti quien te ha hecho tanto daño? Aunque me gusta como escribes, debo decir que hay veces que arrancas pedacitos de mi corazón con lo que escribes.

    un beso grande y espero que nunca encuentres esa pistola

    ResponderEliminar
  2. Quiero ver otras letras en tus textos...algo mas feliz...un abrazo!!

    ResponderEliminar
  3. Sísifo dispara a la Luna como los locos...el resto no merece la pena!!!

    Saludos de la chica q tira pedradas,jeje.

    ResponderEliminar