miércoles, 15 de julio de 2009

A las 18h de la tarde

Desde hace ya unos días me ha dado por ponerme triste a las 18h de la tarde
echo de menos esas tardes en las que lo peor era el frío
y mi madre no me dejaba salir de casa por miedo a que me pusiera malo
(tenía y tengo todavía una facilidad única para ponerme malo a la mínima de cambio)
Día tras día me pongo terriblemente triste a las 18h de cada tarde
por esto será que sufro una especie de "regresión" a esos tiempos "normales"
dejo de encerrarme en mi pequeño apartamento
y ansioso por sonreír de nuevo
vuelvo a recorrer esos sitios a los que iba de pequeño
pero aún es peor,
me siento mucho más viejo
cuento las despedidas vividas
y cabizbajo vuelvo a casa
conecto el portátil y escribo relatos a través de sentimientos y sensaciones confusas
acabando así mis últimas tardes, descorazonado
Desde hace ya unos días me ha dado por ponerme triste a las 18h de la tarde
y ya no me sorprende escuchar en la radio la cantidad de muertes que se suceden a diario
y es que en días así, como éstos, muere cualquiera
yo mismo me muero todos los días a las 18h de la tarde

8 comentarios:

  1. El otro día volví a una piscina en un pueblo donde pasaba los veranos, fue para peor. Las tapias derrumbadas, los arboles secos en las copas se resquebrajaban, alguno estaba ya en el suelo. La maleza cubría lo que fueron las pistas de tenis. Fue devastador. Tienes razón yo morí un poco más ese día.

    ResponderEliminar
  2. Yo tuve mi temporada, como supongo que tenemos todos, que no es que me muriera a las 6 de la tarde... es que creo que amanecía medio muerta ya. No me daba tiempo ni a tomarme el café viva.

    Pero, como te digo, con rachas... mejores tiempos vendrán, ¿no?

    Un beso

    ResponderEliminar
  3. Yo pensaba que ese mal solo lo sufría yo,pero ya veo que es algo generalizado, a ver si llega el invierno y volvemos a la vida.

    un saludo, me gusta como escribes

    ResponderEliminar
  4. ALLURY: para mí el problema no son las temoradas sino la manera de afrontarlas...La patología no surge del problema sino de los recursos que tenemos y somos capaces de utilizar para enfrentarnos a él...Muchas gracias por pasar y por comentar. Otro beso para tí
    YO: así me gusta optimismo...que con el invierno vuelvas a la vida!En mi caso es peor...sigo llenando el cenicero mientras veo mi copa medio vacía...Muchas gracias por pasar, comentar (me ha hecho ilusión lo de "me gusta como escribes" para qué engañarnos...)

    ResponderEliminar
  5. Hola, gracias por visitarme y dejar un comentario. Me ratifico en tu forma de escribir, aunque he de reconocer que a veces pareces un poco triste, pero está bien. Y no te preocupes por el ritual del croissant,es solo un ritual más.Me iré pasando para ver si en algún momento logras llenar la copa y vaciar el cenicero

    Un saludo
    Yo

    ResponderEliminar
  6. YO: Muchísimas gracias de nuevo...Seguiré pasándome y comentando tus escritos...Por partes: no sé si encontrarás mi llegada a la copa llena y el cenicero vacío (me ha gustado tu comentario...jeje)porque tienes razón en lo de "pareces un poco triste"...así es...Por otro lado los rituales están bien porque dan seguridad pero ten cuidado que hay poca distancia a las obsesiones...te seguiré leyendo a ver si al menos pasa a ser croissant a la plancha (que está más bueno) y por ,lo menos va evolucionando para acabar con un donuts...jeje

    ResponderEliminar
  7. Ja,ja, sabes que es lo mejor que yo no como croissant y tampoco donuts,pero lo tomaré en cuenta.

    Un saludo

    ResponderEliminar